Sobre la preparatoria Lic. Antonio María de Rivera

La preparatoria Lic. Antonio María de Rivera, o simplemente «La Antonio», famosa por su ubicación en la zona universitaria, es una de las escuelas más conocidas de Xalapa. Fue fundada en 1957; en un inicio era sólo secundaria pero llegando a los años 80, se convirtió en bachillerato. 

Tuvo años oscuros, pues cargó con una mala e infortunada fama, pues era conocida por ser la que albergaba a aquellos que presentaban exámen de admisión en escuelas de renombre y no eran aceptados, sin embargo, con los años esa mala fama se ha ido pues gracias al esfuerzo de sus autoridades, maestros y alumnos, ha cambiado dicha percepción, tanto que al cumplir sus 60 años, realizaron actividades culturales y deportivas, así como una instalación de una muestra fotográfica, donde acudió el cronista emérito de Xalapa, José Zaydén Domínguez, por la importancia social e histórica que representa dicha escuela.

Cuenta con unas instalaciones envidiables, muy amplias, con áreas verdes considerables, así como un edificio y salones aledaños que le permiten albergar a 700 alumnos, tan solo en el turno vespertino, y 450 espacios para nuevo ingreso.

Historia del venadito, su mascota

Todas las escuelas cuentan con un símbolo que los identifica y crea comunidad entre los alumnos de nuevo ingreso, en curso y egresados. Algunos, como es La Antonio, usan mascotas para que los represente en su uniforme, en eventos deportivos, desfiles o competencias de diversos rubros.

Esta es la historia de el famoso venadito, mascota oficial de este bachillerato. En 1958, en el segundo año de la primera generación surgió la idea de adoptar una mascota, ya que era algo que por ser escuela nueva, aún faltaba por determinarse, así que se convocó a que los alumnos fueran los que eligieran a su mascota.

Hubo muchas propuestas, nombres, y entre tantos, a uno de los alumnos se le ocurrió que fuera un venado y poco a poco esa idea fue ganando fuerza. El dato curioso es que la escuela, ya con los alumnos entusiasmados, ¡sí tuvo un venado real! Fueron los propios alumnos los que hicieron aportaciones económicas entre ellos y después por grupos y entre los 10, 20 y 50 centavos que cada uno aportó hicieron que se reuniera una cantidad con la que fuera posible comprar un venado.

El director de la escuela, Lic Armando Hernández Quiróz recibió el dinero, pero el problema ahora era conseguir el venado pues los estudiantes lo querían muy especial, que fuera joven como ellos, ágil, despierto y hermoso. No la tenía fácil el director, pero gracias a un alumno se enteró dónde conseguir un venado, así que se compró y se le acondicionó un espacio donde se le cuidaba y alimentaba (estaba a cargo del señor Arnulfo García González) y recibía mimos de los alumnos pues era su orgullo, su mascota.

Fue así como la escuela adoptó la forma del venadito como mascota y como elemento en su escudo.

 

Datos de la escuela

Teléfono: 8171559
Dirección: Circuito Gonzalo Aguirre Beltrán S/N, Zona Universitaria-
C.P. 91000

 

 

 

Deja una respuesta