Había una vez en Xalapa una ¿Torre Cinética?

 

Nunca  debería perderse la linda costumbre de hablar con los abuelos y papás sobre cómo era la vida antes en la ciudad.

Y es que Xalapa tiene tantas historias qué contar, y muchas de ellas se han perdido o pasado por alto y nuevas generaciones desconocen acerca de diversos hechos que se vivieron en esos años.

Una de esas cosas que suelen muchas personas pasar por alto pero que es muy interesante (para una de nuestras jovenes editoras lo fue) es que había en la zona universitaria algo llamado Torre Cinética, en 1971.

¿Qué es la Torre Cinética? Algo muy futurista para esos años, claro. Era antena de una estación de radio y se encontraba en el camellón que está frente al Estadio Xalapeño y el Gimansio Universitario (hoy en día aún se encuentra la base de mármol que la soportaba, exactamente frente al Gimnasio Universitario).

Esta obra, vanguardista por supuesto, fue creada por el escultor, arquitecto y estéta, Marcelo Román Morandín Paroni, uno de los artistas plásticos latinoamericanos más representativos de su generación.

La Torre conjuntaba un juego inteligente de luz y sonido con piezas móviles que creaban una atmósfera sui géneris al compás de la música electrónica de Tomita o la música clásica dodecafónica de Arnold Schoenberg.

Esto hizo que este punto se convirtiera en sitio obligado para cientos de habitantes de Xalapa y turistas quienes cada noche, en los cerros de La Pérgola o de Rectoría, disfrutaban de ese singular espectáculo de luz y sonido.

Tristemente, esta obra no funcionó mucho tiempo y tras unos años dejó de funcionar hasta que fue retirada del lugar en los años 90.

Hay un video en YouTube, sin embargo, no es de buena calidad por lo que sólo estas fotogafías sobreviven para mostrar lo que alguna vez llamó la atención de cientos de personas en Xalapa.

Nos gustaría saber de alguien que haya tenido una experiencia en esta Torre, comenta y comparte.

Te dejamos una canción de Tomita, para que puedas imaginarte cómo debió haber sido esa experiencia.

Deja una respuesta