Don Justo Félix Fernández López

Don Justo Félix Fernández López, nace en la ciudad de Coatepec, ver; el día once de noviembre del año de 1914, hace justamente cien años. Fue los pocos Veracruzanos que cuenta con una genealogía que data desde los tiempos de los Reyes Católicos de los reinos de Castilla y Aragón; hijo de mi emigrante asturiano que llegó a México hacia los finales del siglo XIX, Justo Fernández González (1869-1929) y de la coatepecana, Rosaura López Báez Altamirano. Meses más tarde se trasladan a la Xalapa, a vivir en la calle de Benito Juárez esquina Clavijero, actualmente residencia oficial del Arzobispado de Xalapa de la Inmaculada Concepción. Sus  primeros estudios fue bajo la direcciòn de la profesora Soledad Ramos, en la escuela primaria conoció al amigo de su vida, Marco Antonio Muñoz Turnbull, quien sería gobernador de Veracruz, e hicieron una maravillo mancuerna para traer progreso a la ciudad de Xalapa.

La finca cafetalera fue la gran Universidad de enseñanza para don Justo,  y que hizo prosperar a la familia. Desde muy joven tuve muy clara su visión de empresario agrícola; la hacienda de las Ánimas se adquirida en 1919, por Fernández González. Su boda con Alicia Ávila, hija en ese momento del Gobernador de Puebla, Maximino Ávila Camacho, sus hermanos Manuel Ávila Camacho Presidente Electo de México, y Rafael Ávila Camacho, alcalde de la ciudad de Puebla, se realiza el 5 de agosto de 1940. Del matrimonio Fernández Ávila, nace sus hijos: Justo, Maximino, Manuel, Alejandro y Rodrigo, inicia la dinastía Fernández Ávila, también insertada en el mundo  empresarial.

Don Justo Félix Fernández López es de los pocos empresario mexicanos con una visión y vocación social, son pocos los ejemplos de amor y servicio al prójimo  desde una posición empresarial, algo  similar  paso en el siglo XVIII a don Manuel Romero de Terreros, Conde de Regla, que son su fortuna producto de la explotación minera en el hoy estado de Hidalgo, supo auxiliar y apoyar a la personas humildes, el legado del Conde de Regla continúa vigente en el siglo XXI, con el Monte  de Piedad, donde miles de mexicanos acuden a solicitar crédito vía del empeño. Fernández López, como yo le he descrito como el Rey Midas de los Veracruzanos, a lo largo de su vida empresarial siempre tuvo visón para cada una de sus empresas emprendidas. En esta visión siempre le acompaño su amada esposa doña Alicia Ávila de Fernández (1920-2014) Y un gran talento para saber administrar los recursos públicos, como queda demostrada su administración  de  la Junta de Mejoramiento Moral Cívico y Material, que para el caso particular y aprovechando sus excelentes relaciones con los presidentes  de México, Adolfo Ruiz Cortines y Adolfo López Mateos, quienes les confiaron recursos públicos para canalizarlos en obras de benéficio de los Veracruzanos y particular de los Xalapaños; Don Justo Fernandez, sabía regresar hasta el último centavo de lo encomendado; para el caso concreto de su natal ciudad Xalapa, supo transformala gracias a sus gestiones desde la Junta de Mejoras, a hay  un antes y después de  la Junta de Mejoras para la ciudad de xalapa, en años 50 del siglo XX. La Junta de Mejoramiento Moral Cívico y Material, fundada por el Presidente de la República, don Adolfo Ruiz Cortines, de los pocos políticos honestos del siglo XX y veracruzano. Está por escribirse la historia de Fernández López y su labor en la Junta de Mejoramiento Cívico y Material en la ciudad de Xalapa.En el Archivo Histórico Municipal de Xalapa encontramos mucho información de su labor empresarial.

Otro de los grandes dones de don Justo Félix Fernández López, que supo vincularse con las instituciones educativas de México, tanto con las públicas como en las privadas, a las siempre apoyó sin medida, a favor de la educación de los mexicanos, sin dejar de mencionar su gran apoyo dado a la Universidad Veracruzana, en las más diversas  áreas. También la Universidad Veracruzana tiene una deuda con el empresario humanista de don Justo. Hace dos o tres años conversando con mi amigo el Dr. Enrique Krauze, reconocía el gran apoyo otorgado por don Justo para el proyecto clio. Eso nos permite conocer la responsabilidad de apoyar a la cultura e historia de México, además eran un excelente lector de historia de México; don Justo Fernández López, amigo de don Daniel Cossío Villegas, Gonzalo Aguirre Beltrán, por citar. Cercano de los Presidente de México, Lázaro Cárdenas, Manuel Ávila Camacho, Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari este último muy cercano a la familia Fernandez Ávila.  En la  obras. I- Apuntes 1941/1956. Lázaro Cárdenas, escribió: 4 de mayo 1948. Villa Obregón, D. F. A las 18 horas de hoy visité al general Manuel Ávila Camacho, que encontré con su hermano Rafael y Justo Fernández…. Tambien los gobernadores de Veracruz fueron amigos del Rey Midas Veracruzano.

Don Justo F. Fernández López, falleció en la ciudad de México, el martes 17 de junio de 2002, a la edad de los 88 años, su cuerpo fue sepultado en su amada Xalapa. Su legado empresarial y educativo sigue vigente.

 

Deja una respuesta