Chileseco, un sello xalapeño

Exquisitez que conocemos muy bien los xalapeños pero para los foráneos es toda una extrañeza, sí, hablamos del chileseco y su presentación más conocida es en salsa.

El chileseco no es más que el chile jalapeño seco. No se ahúma, por esto no es chipotle, aunque tiene apariencia similar.

Se usa no solo para hacer salsa, que es conocida por ser 100 por ciento típica de Xalapa, sino también para hacer adobos, salsas y caldos.

La realidad es que no podemos imaginar la cocina xalapeña sin este chile, y es deber de nosotros como habitantes de esta ciudad preservar dicha tradición gastronómica es por ello que te presentamos dos recetitas, de mínimo por si algún despistado o foráneo te pregunta qué se puede hacer con el chileseco.

 

Salsa de chileseco:

Es la cosa más sencilla el mundo. Solo se fríe el chile seco con aceite cebolla y ajo y se sazona con sal. Cuando ya está frito se le pone un poco de caldo de pollo para que se pueda licuar y ¡listo! Ahora bien, si te quedó picosita, añádele un tomate previamente asado y muele.

 

Chilatole de pollo con chileseco

Muele el chile seco, chile ancho, jitomates y ajo hasta obtener una salsa muy tersa. En una sartén caliente el aceite y vierte la salsa anterior, cocina por 10 minutos, retira del fuego y reserva.

En una olla calienta el agua, coloca el pollo, salsa de chiles y sal; hierve por 40 minutos a fuego bajo o hasta que el pollo esté cocido. Mantén en el fuego durante cinco minutos, añade epazote, rectifica de sal y retira del fuego.

Algunas personas, más bien bastantes, suelen ponerle “orejitas de masa”, esas puedes agregarlas antes del epazote y deja a fuego lento hasta que se cocinen.

 

Deja una respuesta