La Calle de la Amargura (Revolución)

Revolucion01

Antes de que ocurriera el fundamental suceso histórico para nuestra Patria, la calle Revolución era conocida como de la Amargura. El nombre se debe a un relato acerca de que allí vivía una enamorada jóven, cuyo novio correspondía a los amorosos sentimientos. Los parientes de los antiguos vecinos recuerdan hoy que en sus encuentros, la pareja permanecía siempre tomada de la mano, mirándose a los ojos y prometiéndose eterna compañía.

Por las mañanas, el muchacho acostumbraba saludar a su prometida primero y después se iba al trabajo. Mientras tanto, ella se quedaba en su casa, ayudando a la madre en quehaceres domésticos y preparándose para el matrimonio. En la tarde, él regresaba a visitarla; así, pasaron el noviazgo felices y tranquilos durante muchos meses.

Revolucion02

Una mañana, el joven llegó muy angustiado a la casa de su novia y le comunicó que tenía que incorporarse a las filas de la Revolución, jurándole volver los más pronto para casarse. Pero el enamorado nunca retornó. El tiempo pasó y la muchacha perdió la esperanza de verlo otra vez.

Fué inútil el esfuerzo que realizó su familia para sacarla de la profunda tristeza en la que se hallaba. Ella comenzó a hacer cosas extrañas; entre sus rarezas, recorría la calle entera con un ramo de jazmines en la mano, preguntando llorosa a las personas que encontraba, por su prometido. Nadie le contestaba. Sin embargo, la novia continuó hasta la muerte interrogando sobre el paradero de quién llamaba su «futuro esposo».

Xalapa se habituó a la figura acongojada de esta mujer, quien envejeció prematuramente en la calle De la Amargura.
Fuente: Historia, cuentos y leyendas de Xalapa

Deja una respuesta