El Dique, de los barrios más populares de Xalapa

Sin lugar a dudas, El Dique ha sido uno de los barrios más importantes de Xalapa, por sus espectaculares lagos, por su cercanía con el centro de la ciudad, por la Basílica Menor de Nuestra Señora de Guadalupe y por sus comercios.

Es un lugar donde se ve movimiento durante todo el día y hasta altas horas de la noche gracias a sus negocios de comida, de entretenimiento, cafés, bares, etc.,

Es común ver a decenas de personas, entre niños con sus padres, personas de la tercera edad o  jovencitos con sus amigos, «echando novio», cenando pizza o tacos, bebiendo una cerveza o tomando un café en sus banquetas de adoquín, sus bancas de herrería y jardineras.

Y qué decir de sus ambulantes, que le ponen un toque más de movimiento a la zona. Sin lugar a dudas es un atractivo turístico imprescindible de Xalapa.

Su punto más importante sin duda, son Los Lagos. La historia se cuenta a partir de la aparición de cinco fábricas textiles en el periodo comprendido de 1835 a 1845. Desde ese entonces, los habitantes le llamaron al lugar El Dique.

Cuando se construyó la industria alrededor de El Dique, se tuvo la idea de generar energía hidroeléctrica aprovechando el agua del manantial que estaba junto. Así se formó un pequeño lago que pronto los habitantes usaron para paseos dominicales y navegar.

Cuando dejó de funcionar la industria, este hermoso lago pasó a ser un espacio insalubre, lleno de restos de escombro y cubierto de zonas pantanosas. Sin embargo, el gobernador Rafael Murillo Vidal (1968-1974) ordenó darle mantenimiento y convertirlo en lo que era, un hermoso lugar. El paseo de los lagos fue reinaugurado en 1973. Ha sufrido modificaciones en su estética pero no ha afectado en absoluto la afluencia de visitas y ha sido, al contrario, sede de diversos eventos que quedan enmarcados por la belleza de su paisaje.

También su Basílica genera muchas visitas, sobre todo el día de la Virgen María, que atrae a miles de feligreses y activan mucho más la zona gracias a la pequeña feria que se instala en sus calles aledañas donde cientos de vendedores ofertan recuerdos, comida, juegos mecánicos, juegos tradicionales y venta de artículos en general.

Es una zona donde viven muchos estudiantes dada su cercanía a la mayoría de las facultades de la Universidad Veracruzana. Sin lugar a dudas un barrio que se puede dejar de visitar.

Deja una respuesta