¿Quién fue Concepción Quirós Pérez?

No es xalapeña pero su legado ha quedado plasmado en nuestra ciudad, muestra de ello es la escuela que lleva su nombre, la Escuela Industrial “Concepción Quirós Pérez”.

Nació en el puerto de Veracruz el 6 de agosto de 1844. Desde muy joven sobresalió como una alumna sobresaliente y sobre todo, con la inquietud por cultivarse intelectualmente lo que le permitió alcanzar una letrada cultura y preparación académica donde tuvo la oportunidad de mantener correspondencia literaria y amistosa con personajes como Ignacio Manuel Altamirano o Guillermo Prieto.

Pese a vivir en una época en donde la mujer no tenía muchas oportunidades, fue admitida como miembro de la sociedad Comité Pro Xalapa, donde formaban parte el Prof. Manuel R. Gutiérrez y Dr. José María Roa Barcena, por mencionar algunos.

A finales del siglo XIX, en nuestro territorio los varones, en sentido educativo, tenían acceso a cursar una profesión pero no siendo así con las mujeres.

Sin embargo, en Xalapa, María Concepción Manuela Quirós Pérez, luchadora social, logró cambiar ese paradigma a favor de los estudios superiores al sector femenino.

¿Cómo? Su carácter emprendedor, tenaz y vanguardista con dotes magisteriales la llevó a fundar el Colegio de Niñas el 2 de abril de 1881 y con esto se convirtió en la precursora de la Escuela Normal Veracruzana.

A partir de esa fecha es nombrada directora del colegio que, humildemente, mantuvo la guardia en honrar la cultura femenina xalapeña (hasta la veracruzana), dedicando fielmente sus ideales en pro de la capacitación a las mujeres en las labores domésticas y artesanales para elevar su calidad de vida, también incluye el estudio de la geografía, el francés, la higiene y la moral.

También formaba profesoras de primaria elemental y superior que contraponía con la educación científica que se impartía a los varones en el Colegio Preparatorio de Xalapa.

«Por muchos años vivió en la esquina de Lerdo y Emparan, al lado de sus hermanas, una de las cuales casó con don Alonso Guido y Acosta, que fuera Secretario de Gobierno del general Juan de la Luz Enríquez. Y en tal casa falleció, siendo sepultada en el Panteón Viejo.»

Murió el 10 de octubre de 1909 en nuestra ciudad por cuestiones de salud y, como se lee, descansan sus restos en el Antiguo Panteón Xalapeño.

Sus legados fueron reconocidos meses después y con la aceptación de los xalapeños, en enero de 1910 el entonces gobernador de Veracruz Don Teodoro A. Dehesa decretó la construcción de la nueva sede en las calles Francisco Javier Clavijero y Benito Juárez, donde se encuentra actualmente.

La inauguración se llevó a cabo el 15 de septiembre de ese mismo año y a partir de esa fecha comienza a darse un mayor impulso a las actividades tecnológicas con el nombre de Colegio Superior para Señoritas y hasta el día de hoy ese edificio se conserva intacta donde su fachada está presidida por Palas Atenea: la mujer armada, la diosa de la sabiduría, las artes, la justicia y la habilidad como sinónimos a la mujer que lucha en el mundo moderno.

Al cumplirse los 75 años de la fundada escuela, en 1956, la Universidad Veracruzana le cambia el nombre por el de “Escuela Industrial para Señoritas “Concepción Quirós Pérez”.

Sin duda, Concepción Quirós Pérez fue la primera mujer visionaria, adelantada a su época, que sentó las bases a favor de la preparación superior de las mujeres para elevar su calidad de vida demostrando disciplina, fortaleza, honestidad y trabajo.

Sus frutos dieron resultados durante el siglo XX, en que las universidades permitieran el acceso al sexo femenino a cursar una licenciatura para ser profesionista al igual que los varones.

Ejemplo de ello, fue que algunas ex alumnas de la Escuela Superior de Niñas de Xalapa, tales como Lucrecia Burgos, Guadalupe Grajales, Carolina Casas, Guadalupe López o Braulia Huesca, se integraron a su plantilla docente, mientras que otras migraron al puerto de Veracruz y a la Ciudad de México, donde existían mayores oportunidades para ejercer la profesión.

En este sentido, es digno de mencionar el caso de Luz Vera, quien estudió y se tituló como profesora del nivel “superior” en esta escuela para después migrar a la Ciudad de México, donde llegó a ser una de las primeras mujeres que estudió en una universidad pública y logró obtener un doctorado.

Deja una respuesta