Es un pueblo prehispánico, que se encontraba situado al noroeste de la fundación actual, a la orilla del río Huhueyapan cerca de la congregación de Coatitlán.
Por ahí paso el conquistador Hernán Cortés en agosto de 1519, en su camino hacia México, y por ahí habían penetrado los Teochichimecas arrollando a los totonacas.

El decreto de 29 de noviembre de 1892, otorga la categoría política de Villa a Xico, el decreto de 5 de noviembre de 1932, la congregación de San Marcos, recibió el nombre de Emilio F. Betancourt, distinguido maestro; y por decreto de 11 de noviembre de 1955, la Villa de Xico adquiere la categoría política de ciudad.