El oro y la arena

cueva2

En el Macuiltépetl entre sus laberintos, pasillos y jardines, hay una cueva que puede enriquecer a los que logran entrar y salir de ella. Esta sólo se deja ver un día al año.

Cierta vez, una señora muy pobre caminaba por el cerro; era la mañana del 24 junio.

La mujer iba preocupada pensando cómo alimentar a su pequeña. Se sentía muy fatigada y se detuvo a descansar bajo un árbol, de pronto, enfrente de ella vio una cueva, se levantó rápidamente y entró, halló muchísimo dinero. Eufórica y astuta decidió esperar hasta el anochecer para que nadie pudiera robarle. Cuando quiso llevárselo todo, le resultó imposible, porque estaba con la niña. Decidió hacer dos viajes, dejando a la criatura en la cueva. Al regresar, recorrió el sitio de arriba abajo sin encontrar a la nena.

Transcurrió el tiempo, y la mujer se encaminaba diariamente el cerro sin poder encontrar. Llegó el día de San Juan y la señora como siempre fue buscar a su hija. Esta vez volvió a ver la gruta, entró ilusionada para rescatar a su pequeña quien estaba jugando. La madre la cargó y de inmediato se retiró con ella tomando más dinero. Cuando salieron, y les pegó el sol, la chiquita se desmoronó en arena.

Fuente: ‘Historias, cuentos y leyendas de Xalapa’ 3ra Edición 2011

Deja una respuesta