Dulces de Jamoncillo

Otra costumbre típica de Xalapa es el arte de hacer jamoncillos preparados por las hermanas Adoratrices Perpetuas del Monasterio Viejo Calvario.

Colocada por las hábiles manos que la moldean, cada figura está alojada en cajas de diferentes tamaños ofreciendo un realismo que asombra al comprador: rodajas de sandía, con un perfecto color rojo. Perfecto para la pulpa, que contiene las manchas oscuras de las semillas, más el color verde que protege la pieza de fruta; plátanos, duraznos, melones, peras y otras frutas que amarillean para abrazar el color del sol; animales de muchas especies y lugares diferentes; Veleros, flores de colores y otros objetos se mezclan hábilmente en una realidad lúdica y de ensueño, para quienes se enamorarán del sabor de los dulces femeninos de este famoso monje.

Dicen que hay personas que han preferido dejarse ser diligentes para no hacer “sacrificios” que trastoquen la armonía de los juguetes, los postres y el arte.